Dos meses después

Dos meses después
Valorar Post

Cuando Aquiles nació, su madre intentó hacerle inmortal sumergiéndolo en la laguna Estigia, pero olvidó mojar el talón por el que le sujetaba, dejando vulnerable ese punto.

Si os digo la verdad, no tenía muchas ganas de escribir y po eso hace tiempo qeu no lo hago, pero pensando un poco me he dado cuenta de que, quizás, contar mi experiencia pueda ayudar a otros que estéis pasando por lo mismo.

Antes de nada haré una cronología para ponernos en situación.

  • Mayo de 2011: Comienzo mi temporada, entreno 6 días por semana y paulatinamente voy pasando de 2 días de carrera y 4 de pesas a 5 de carrera y uno de gimnasio.
  • Julio de 2011: Mi estado de forma es muy bueno para la fecha, corro un 5000 a 3’36”/km.
  • Agosto de 2011: Mi forma mejora a pasos agigantados, empiezo a entrenar series para correr la media de Pontevedra en 1h22, a finales de mes ya estoy entrenando al ritmo objetivo. El día 27 nace mi hija pequeña.
  • Septiembre de 2011: Empiezo a encontrarme cansado, la peque no me deja dormir bien y no recupero entre entrenamientos, mi forma no es mala pero me estanco y cempiezo a retroceder. Abandono las pesas por falta de tiempo.
  • 2 de octubre de 2011: Durante el tercer relevo del Maratón do Miño me da un tirón en el aquiles izquierdo, puedo terminar la carrera pero me voy para casa cojeando.

Aquí empieza la historia, ese mismo día coloco hielo en la zona y parece que mejoro rápido, estiro mucho y aunque noto molestias al tacto termino el día sin cojear y soy optimista.

Decido descansar unos días, el lunes no corro y el martes ruedo muy suave unos 40′. El miércoles me doy otro día de descanso y el jueves intento unas series que me devuelven cojeando a casa.

Parece absurdo, ¿verdad?. Os preguntaréis ¿por qué te fuiste a entrenar si tenías molestias?, pues porque no eran para tanto. Tenía dolor al tacto muy localizado unos dos cm por encima de la inserción del aquiles con el calcáneo, pero no muy fuerte, lo único que notaba era una rigidez extraña al levantarme por las mañanas pero al calentar el dolor desaparecía y podía correr con normalidad.

Ese viernes no corrí, ni tampoco el sábado ni el domingo, el lunes rodé muy suave, el martes otra vez muy suave, el miércoles descanso de nuevo y el jueves intento un fatlek en tierra. No sale mal, viernes suave y descanso el fin de semana completo.

A una semana de la media de Pontevedra estaba sin entrenar y casi sin poder correr, pedí cita con el traumatólogo nº 1 y el día 19 de octubre de 2011 fui a consulta. Diagnóstico: Peritendinitis aquílea. Tratamiento: unas taloneras de silicona y aspirina si tengo dolor, puedo entrenar con normalidad y competir en Pontevedra.

Entreno sobre tierra toda la semana y el domingo corro la media, 1h25, no está mal pero lejos del objetivo. Termino sin dolor y me creo que me voy a curar sin más. Descanso 3 días pero el dolor vuelve a aparecer cada vez que me levanto de la cama. No ha aumentado en intensidad, simplemente sigue ahí.

Le doy una oportunidad a las taloneras y poco a poco reanudo la normalidad en los entrenamientos. Estiro bien antes, caliento los tobillos y pongo hielo al acabar, lo que me permite entrenar con cierta soltura pero no al 100%.

El 6 de noviembre de 2011 corro la san Martiño en 38′ y medio, pero sigo sin rendir como debiera. desesperado, vuelvo a pedir cita con el traumatólogo nº1, esta vez para una infiltración de ozono y, a su vez, me cito con el traumatólogo nº2, por tener una segunda opinión.

El 14 de noviembre de 2011 durante el rodaje del domingo, noto molestias en el tendón derecho, esta vez unos dos cm por debajo de la inserción con el gemelo. Ya no sé si reír o llorar.

El 15 de Noviembre el traumatólogo nº 2, me diagnostica peritendinitis bilateral y me receta 10 sesiones de fisio para rehabilitar. Un poco más animado, al día siguiente empiezo mi rehabilitación.

El tratamiento consiste:

  1. Bajar de 60km semanales a 15-20km a ritmo muy suave, compensando con elíptica o pesas los días que no corra.
  2. Masaje con ultrasonido, ganchos y corrientes dos días por semana y un tercero de descarga para gemelos (qué dolor!)

El primer día salgo encantado, de repente no me duele, ni al tacto ni al andar ni nada, pero por la mañana, la sensación de tobillo oxidado está ahí. No pasa nada, era la primera vez.

En las sesiones sucesivas, sucede más o menos lo mismo, termino muy bien pero al cabo de unas horas o, al o sumo, al día siguiente, vuelve a aparecer la molestia. Para colmo, al entrenar menos, el tobillo está “más frío” y al estar un trato de pie terminan por dolerme las plantas.

Tras 7 sesiones de fisio, decidimos parar del todo, ni rodar suave, ni elíptica ni nada, lo más unas pesas de tren superior.

Hoy, más de dos meses desde la lesión y un mes después de empezar el tratamiento, estoy igual que cuando empecé. Lo que pasa es que ahora estoy, además, en baja forma. Llevo 8 días sin correr ni hacer nada aeróbico y a eso hay que sumarle las tres semanas adicionales con 16/km cada una. Ya no cuento el mes y medio que entrené lesionado.

El lunes termino en el fisio, volveré al traumatólogo para ver cuál es el siguiente paso.

Con todo, mi desesperación crece por momentos, prefiero no pensar en correr ni en entrenamientos ni en carreras porque me deprimo. No sé cuanto habré perdido y prefiero no saberlo, lo único que me preocupa es no ver la luz al final del túnel porque si viese un ápice de mejoría prometo que estaría mucho más feliz. Ni siquiera el tendón que fue tratado 3 días después de lesionarse ha mejorado nada.

Estiro 3 veces al día, coloco hielo otras tantas y descanso. Estoy hasta el gorro de tanto descanso.

14 comentarios en “Dos meses después

    1. Eso es bueno jeje. Yo tampoco sabía nada de tendinitis y ahora estoy hecho un experto… hubiera sido mejor vivir en la ignorancia. 🙂

      Gracias por los ánimos!

  1. Ruben, conseguí un artículo que te puede interesar. Lo he publicado en mi blog en wordpress.com no es spam ni virus, es algo que luego de leer tu post he buscado para leerlo a fondo y creo que te puede servir como inspiración, te dejo el shortlink http://wp.me/p1RWFx-k

  2. He leído tu artículo y veo que estas pasando por una situación muy ruda y muy fuerte. Ante una lesión tan insoportable como esa lo mejor es buscar apoyo, no solo tiene que sanar tu tendón de aquiles sino tu mente, puede que esto suene muy espiritualista pero todo esta en la mente, concentrate en mejorar, una actitud positiva ante tal situación es lo mejor. ANIMO!!!

    Quizás tu doctor te recomiende mil cosas pero se por amigos corredores que una de las mejores formas de recuperar músculos es con piscina, empieza a hacer algo de natación, quien sabe te puede llegar a gustar y empezar a hacer triatlones. Otra buena forma de recuperar y mantener los músculos es con Yoga, mucha elongación y estiramientos pasivos.

    Ojala te puedas recuperar pronto!

    1. Muchas gracias por los consejos.

      Tienes mucha razón, si no creo que voy a curarme no lo haré. Pero cuesta mucho levantarse todos los días y ver que estás igual que el día anterior.

      Lo positivo es que he vuelto a trotar, 500m nada más, pero algo es algo. Seguiremos intentándolo.

      saludos!

  3. Ruben no te comas el tarro!!!!
    Es una lesión muy incomoda y por desgracia muy difícil de tratar

    Hace algo mas de año yo mismo pase por ese calvario…, mes y medio parado por completo con fisio y demas.
    Al final estaba a punto de tirar la toalla cuando un amigo me dio la direccion de una podóloga.
    Me hablo maravillas de ella, fui a verla me hizo unas plantillas y por arte de magia la tendinitis desapareció.
    1 año mas tarde y hablando de este tema con la psicóloga de la FGA, esta me dijo:
    “Y no crees que fue mas el factor psicológico que las plantillas lo que te ayudaron a superar tu lesión?
    Y en parte creo que tiene razón.
    Asi que lo que te dije mas arriba, no te comas el tarro, descansa y cuando puedas ya volverás a correr.
    Yo casi me voy a “correr a otro barrio”, el día 1 de octubre y tú lo sabes, pues desde entonces y ahora que ya puedo trotar algo, disfruto cada minuto como el mejor de mi vida.
    ANIMO, lo que no te tumba TE HACE MAS FUERTE!!!
    Si quieres hablar con migo, ya sabes donde encontrarme, para cualquier cosa, no lo dudes.
    Un abrazo!

    1. Muchas gracias por tu comentario. Sé que es mejor pasar del tema y simplemente esperar, pero no puedo evitar ver que el tiempo pasa y pensar en aquella carrera que corrí el año pasado o en el objetivo que me había marcado para esta fecha y dame cuenta de que ni siquiera estoy corriendo.

      Sé que cuando me cure, que me voy a curar, habré crecido mucho como corredor, sobre todo a nivel mental. Espero y deseo poder volver a coincidir pronto en alguna carrerilla y esta vez intenta darte algo más de guerra jeje.

      Un abrazo.

  4. No sabes como te entiendo…yo llevo 10 dias “en reposo” por el tendón izquierdo tambien y estoy que me subo por las paredes. Dejé de correr al empezar a notar las primeras molestias para que no fuera a mas y acabase peor aun y ahora pienso si no hubiera sido mejor ignorarlo y seguir corriendo a ver si se iba solo.

    Ahora estoy con las mismas molestias, noto el tendón mas tirante y me ha salido un bultito. QUE ASCO DE LESION.

    1. Pues a eso voy. Yo no he notado ninguna mejora desde que no entreno, es más. Física y mentalmente estaba mejor cuando corría. Cuanto menos me muevo, más fría está la zona y más me molesta.

      Lo del bultito debes tratarlo, no se irá solo ya que no es solo inflamación sino una mala cicatrización que hay que corregir para que no te moleste.

      Yo bultos no tengo, pero el dolor está ahí.

      Saludos y ánimo!!

  5. No te preocupes por la pérdida de forma, es normal. La recuperarás sin problema cuando estés recuperado del todo. Está llevando su tiempo si, más del desado, pero que no te quepa duda que llegará el momento, pero para eso tienes que seguir manteniendo la mentalidad positiva y continuar centrado en la recuperación.
    Ánimo!!

    1. En realidad lo que me preocupa no es la pérdida de forma. En 2 o 3 meses puedo estar a tope otra vez. Lo que me mosquea es el no ver el final ni un ápice de mejora…

      Gracias por los ánimos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.