Resumen de mi sexta temporada

Resumen de mi sexta temporada
Valorar Post

Otra temporada toca a su fin. Pretendía escribir este resumen comenzando ya la temporada 15-16 pero se ve que mi tendón de Aquiles todavía no está por la labor de ponerse a trabajar y habrá que darle algo más de margen.

Los retos para esta temporada no iban a ser fáciles, la anterior había sido muy buena al mejorar marca en prácticamente todas las distancias y este año me habría gustado seguir mejorando y digo me habría gustado porque entre molestias y lesiones varias no he podido entrenar como debería desde hace ya varios meses.

La temporada comenzó en septiembre, a finales de ese mes corrimos la popular de a Ponte en una mañana lluviosa y en un estado de forma bastante lamentable me arrastré hasta la meta como pude. Al mes siguiente, en el Campus de As Lagoas ya me encontraba bastante mejor y en A Carballeira corrí bastante suelto y hasta mejoré la marca del año anterior.

La cosa pintaba bien para hacer, de una vez por todas, una San Martiño en condiciones pero un resfriado 4 días antes y una inesperada lumbalgia me impidieron rendir en carrera y me tuve que conformar con poco más de 37 minutos. Una semana después, volví a participar en el cross del Guillelme Brown pero el terreno estaba impracticable por la lluvia y me pasé la carrera rebozándome por el suelo entre caída y caída.

Aunque no estaba compitiendo bien, me encontraba genial de forma. Estaba entrenando muy cómodo en las series y hasta hacía rodajes de 10km por debajo de los 39′ entrenando. En algún momento tenía que llegar una buena carrera y en San Cibrao llegó. Con un perfil algo más duro de lo esperado rebajé mi MMP en la distancia incluyendo la marca de 10000 en pista, bajando más de un minuto el tiempo logrado en la San Martiño. Pintaba bien para el cross.

Sin embargo las cosas se torcieron. Tuve una periostitits en la pierna derecha que apenas me dejó entrenar en enero y legué al cross corto por los pelos y sin ritmo. De todos modos, me recuperé pronto y en provincial no salió del todo mal puesto que corrí más rápido que el año anterior y en el cross largo hice una buena carrera pese a perder una zapatilla al poco de darse la salida. Un día antes, un 2:09 pelado en un 800 donde corrí en solitario me daba mucha confianza para afrontar la pista al aire libre, gran objetivo de la temporada.

Para evitar que la primavera se me hiciese muy larga con carreras de distancia intermedia que nunca me apetece correr, hice un parón de una semana a finales de febrero. Al empezar a entrenar volvieron las molestias en ambos tendones de Aquiles. Es algo que me sucede siempre después de estar un tiempo parado y no le di la importancia que merecía. Es más, como el parón no había sido muy largo quise empezar a entrenar como si no hubiera pasado nada y el resultado fue que a mediados de marzo tuve que parar de nuevo para recuperar los tendones.

Ahora ya no había mucho margen. Si quería llegar en condiciones a la temporada al aire libre tenía que apurar la recuperación. En menos de 20 días ya estaba trotando, sabía que era poco tiempo pero un parón más largo significaría renunciar a la pista por lo que preferí intentarlo y por lo menos pelear por ello, si había que renunciar que fuese porque no quedaba otra.

La cosa no pintaba mal y hasta competí en O 21 en el correndo por Ourense de este año casi sin molestias. Pero cuando empecé a recuperar otra vez el nivel de exigencia en los entrenamientos, unos simples zapatos me hicieron recaer y la primera semana de mayo ya sabía que mi aventura en el tartán había finalizado antes de empezar.

Como ya estaba todo perdido, decidí correr por lo menos un control y conseguí ganar una serie de 800 con una marca muy discreta (2:08) y malas sensaciones. Después, estuve entrenando un par de días por semana para correr en O Couto peor que hace un año pero no renunciar al circuito ourensano con la esperanza de reincorporarme en septiembre.

Desde el 1 de junio he dejado de correr. Salgo en bici y hago algunos circuitos de fuerza pero la carrera se me resiste pese a que el tiempo que yo creí que sería suficiente ya ha pasado. Supongo que al ser la segunda vez que me lesiono en la misma zona la cosa se complica un poco. Seguiremos trabajando para volver cuanto antes.

No puedo estar satisfecho al 100% con la temporada, es verdad que la primera parte fue buena y que las cosas pintaban muy bien pero el hecho de renunciar a la temporada de pista pesa mucho. A ver si puedo debutar en pista cubierta el próximo año, aprovechando que cambio de categoría.

Gracias otra vez a mis compañeros/as de club y a mi entrenador, que ya son más amigos que compañeros de equipo, por todos los ánimos recibidos y por todas las risas que nos hemos echado entrenando. Un placer formar parte de esta pequeña gran familia. Intentaré dar más guerra la próxima temporada.

Km de la temporada: 2563.14Km carrera + 1535.67 Km bici

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.