Sentimientos de un corredor lesionado

Sentimientos de un corredor lesionado
4.7 3 votos

sentimientos

Creo que uno nunca está preparado para que las cosas se tuerzan. Esta es mi segunda lesión seria y creo que lo estoy afrontando mejor que la primera vez. Pero aún así, a veces, cuesta.

Voy a resumir en esta entrada el conjunto de estados de ánimo por el que pasa el corredor lesionado, teniendo en cuenta que mi visión puede ser un poco pesimista ya que todavía no estoy recuperado.

Lo primero que suele hacerse ante cualquier dolor es negarlo. Crees que no tiene importancia, que ha sido cualquier tontería y que se te pasará mañana.Eso no te puede pasar a ti, lo estás haciendo todo bien, controlando en todo momento y sin pasarte. Estás bien de forma y tienes citas importantes en el calendario, no te puedes permitir una lesión ahora.

Cuando mañana no se pasa ni tampoco al cabo de varios días, sobreviene la fase del cabreo. Con lo bien que estabas y en unas semanas está esa carrera que tanto te gusta y te la vas a perder, pero todavía queda un poco de negación en ti y crees que si descansas unos días se te pasará. Así que paras, y ves que poco a poco mejoras y la fase de negación vuelve. No era nada Rubén, ya te lo decía yo.

Pero sí lo era. Y cuando intentas volver a entrenar te duele y ahora sí que el cabreo es importante. Te cagas en todo y en todos, lo pagas con quienes no lo merecen y tu humor cambia para peor.

Tienen que pasar unos días hasta que lo digieres y pasas a la acción. Si ya estoy jodido, lo importante es ponerle remedio. Cuanto antes empiece, antes volveré a entrenar. Ya estás en la fase de tranquilos que puedo con todo y en dos días estoy de vuelta.

Eso es bueno, hace falta estar animado para recuperarse. No puedes correr pero puede que tu lesión te permita andar en bicicleta o tal vez hacer pesas. Entrenas duro aunque no sea tu deporte y sigues a rajatabla los consejos de tu médico y/o fisioterapeuta para recuperarte lo antes posible. Es importante llegar a esta fase cuanto antes, porque las otras dos son una pérdida de tiempo.

Tu humor cambia para bien y te das cuenta de lo bobo que fuiste al enfadarte. Ahora sí estás en el buen camino y en breve estarás de nuevo a tope. Mantendrás la forma practicando otros deportes y en pocas semanas será como si no hubiese pasado nada.

Ha pasado un poco de tiempo y tu dolor ha disminuido mucho y ya estás para hacer una prueba. Como poco a poco tus ganas de practicar otros deportes han ido decayendo, estás desesperado por volver y corres. Pero es el momento del todavía no.

Tu cuerpo aún no está listo y empieza la fase de frustración y depresión. Ahora sí que no sabes lo que pasa. Lo has puesto todo de tu parte y no ha funcionado, has seguido los consejos de los profesionales al 100% y no has salido a correr un solo día en todo este tiempo. ¿Por qué?¿Qué has hecho mal?

Pues porque todavía no toca y posiblemente lo has hecho todo bien pero simplemente aún no era el momento.

Hay algo que yo llamaría la barrera de las 4 semanas, hasta ese punto lo puedes llevar bien, pero a partir de ahí notas que forma baja y mucho y, sobre todo, te das cuenta de que no hay fecha de regreso. El plazo aproximado que te dio tu médico ha pasado y ahora toca probar otras cosas. El como te lo tomes a partir de aquí será clave para saber si vas a estar de vuelta en pocos meses o no.

Ahora mismo estoy a punto de llegar a esa barrera, reconozco que, esta vez, no negué la lesión y acudí a un profesional prácticamente al momento y que empecé con ganas el proceso de rehabilitación. Pero ahora, la próxima semana tengo que hacer esa prueba de carrera y en vez de estar contento, tengo miedo. Miedo de que no salga bien y no saber afrontarlo.

No estoy preparado para repetir lo del año pasado (7 meses de parón que frustraron hasta a mi médico, que me envió a ver a otro). Sé que es algo que puede pasar, pero no me apetece nada que pase. Solo espero que, si a los 10′ de carrera tengo dolor, sea capaz de volver a casa con dignidad, sin malas caras y dispuesto a poner todo lo que esté en mi mano para volver a intentarlo.

 

6 comentarios en “Sentimientos de un corredor lesionado

  1. No correr la San Silvestre no es una opcion! Yo vivo a 1500 km, es un evento organizado desde hace bastante tiempo, somos 5 parejas que vamos a correrla, cada uno vivimos en un punto de España,… A saber cuando vamos a volver a poder coincidir todos…

    Lo que asumo es que la marca personal es casi imposible… Mi unica aspiracion es salir a correr, disfrutar la experiencia y que no me duela el pie!
    Soy consciente de que posiblemente empeore la lesion, pero no hay otra salida…

    Ya estoy en fase de resignacion, aunque con miedo a no poder acabarla por el dolor…

    😉

    1. Piénsalo. No correr no significa no viajar. Puede ver la carrera y disfrutar igual del ambiente. No creas que no te entiendo, pero es el consejo que debo darte… Si la lesión empeora solo para dejarte cojo un par de días y luego a vuelve al mismo punto a muerte con ello, pero y si se rompe algo y te deja varios meses sin caminar? Piénsalo.

      Hagas lo que hagas, mucha suerte!

  2. Si quieres probar es porque tienes ganas, te ves bien, y crees que puedes. Si de antemano vas mentalizado de que “es una prueba” que tanto puede salir bien, como no tan bien, sentir miedo no es malo. Eso te hará estar en alerta en carrera por si hay que tomar una decisión no deseada, para eso vas mentalizado.
    Ya se que se dice muy pronto desde fuera, pero si hay que aflojar, se afloja, y no pasa nada.
    Venga, suerte! Yo confío en que todo saldrá bien.

    Saludos y felices fiestas para todos.

  3. Ruben estoy pasando por la misma lesion que tu… Y me he visto reflejado en tu post! Llevo desde septiembre preparando la san silvestre vallecana… Y a 15 dias de la carrera, tras un entreno intenso, una pequeña molestia justo debajo del maleolo externo del pie… Comentado con un trauma y visto por un fisio me confirmaron una tendinitis del peroneo lateral corto, en mi caso probablemente por una hiperpronacion no corregida… He hecho el reposo, fisio, antinflamatarios… Y una semana despues, tras un par de dias sin molestias al caminar, me decidi a probarme… Y dure 7 minutos hasta que volvio el dolor… Las fases de negacion, preocupacion, cabreo, frustracion… Me son familiares… Y aqui estoy, a 8 dias de la carrera y sin saber no ya si podre entrenar antes, si no si podre correrla sin dolor…

    1. Si quieres un consejo, si te duele no corras. la marca que hagas no te va a gustar y lo único que puedes conseguir es que la recuperación se alargue. Te lo digo por propia experiencia que hace algo más de un año me lesioné a 3 semanas del gran objetivo, corrí igual, no lo conseguí y aún por encima tuve que parar más de medio año.

      Mucha suerte y a recuperarse cuanto antes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.