Soy profe y estoy cansado, ¿y tú?

Soy profe y estoy cansado, ¿y tú?
3.3 211 votos

“Los profesores tenéis 3 meses de vacaciones y cobráis un sueldazo, no sé de qué os quejáis.” Lo habré oído varios cientos de veces y todas ellas habré intentado disimular mi malestar con una tímida sonrisa. A veces se me habrá notado y a veces no, pero siempre intento comportarme con educación.

La sociedad en la que vivimos tiene la falsa creencia de que la cantidad de trabajo realizado se mide en horas de presencia como si solo con estar ya fuese suficiente para merecer más que otro y así tenemos esas jornadas interminables pero nada productivas tan frecuentes en determinados sectores. Después comparamos las jornadas de 10 horas con las de 5 y vienen los problemas. Que si este trabaja poco, que si tiene trabajo fijo, que si cobra mucho…

Además, por alguna razón tendemos a pensar que el trabajo de los demás es siempre más fácil y está mejor pagado que el nuestro y tendemos a desprestigiar a los que consideramos privilegiados. Pero son privilegiados porque lo decimos nosotros,  desde nuestro incuestionable punto de vista que es el único válido por el nada desdeñable motivo de ser el nuestro, no porque lo sean en realidad. ¿Recordáis el dicho de que los peores dolores son los propios porque los otros no te duelen a ti? Más o menos lo mismo.

Cuando llevas a tus hijos al pediatra a una revisión, básicamente los pesan y los miden y piensas “Eso bien podría haberlo hecho yo en mi casa” pero el día que se ponen enfermos, te das cuenta de que ese señor con bata blanca vale su peso en oro por el simple hecho de que sabe qué hay que hacer cuando es necesario saberlo. Sin embargo, cuando llevas a tus hijos a la escuela no sientes que la persona con quién se quedan tenga ningún valor especial, lo que va a enseñarles a tus hijos, tú ya lo sabes. Es sencillo, ¿no?

La verdad es que hay una creencia bastante generalizada entre nuestros responsables de la clase política de que nuestro trabajo, el docente,  puede hacerlo cualquiera y, bajo esta premisa, es muy complicado convencer a la sociedad de la trascendencia del mismo.

La administración es la primera que apoya este razonamiento obligando a los docentes a impartir materias de las que no son especialistas y es que “a un chaval de 12 años le puede explicar lengua hasta una cabra” y así nos va. Luego se les llena la boca hablando de calidad y tal… Mientras, en la vida real, el profe de filosofía imparte historia, lengua castellana, latín y música, vigila el patio, presta libros en la biblioteca y atiende el comedor escolar.

Además, hay que entender que a edades tempranas, la enseñanza es mucho más complicada que en la edad adulta. Dar una charla sobre programación orientada a objetos a alumnos universitarios supone bastante menos esfuerzo que enseñar a sumar a chavales de primaria. Lo primero sólo requiere de conocimientos, lo segundo precisa de un don que no todos tienen.

Imaginaos por un momento un aula de 25 críos de 6 años, 5 horas seguidas cada día intentando que aprendan a leer, a estarse quietos en la silla, a pedir permiso para ir al baño… La mayoría de nosotros saltaríamos por la ventana en nuestro primer día de trabajo y eso con 30 años, si lo tuviésemos que aguantar con más de 60 no os digo nada.

El trabajo docente requiere del 100% de atención, es un trabajo intenso, no se puede bajar la guardia. Nada tiene que ver el trabajo en el aula con otro que puedas desempeñar mientras charlas con tu compañero. Por no hablar de la responsabilidad de formar académica y moralmente a las personas que sostendrán al país en pocos años.

Y no basta sólo con esbozar una sonrisa cuando nos imaginamos saltando por la ventana mientras dejamos atrás a una jauría de niños gritones. Sé que la mayoría os dais cuenta de que lo que digo es cierto, que a nivel mental el trabajo en el aula es agotador y que requiere de periodos de descanso amplios para garantizar una vida laboral medianamente larga. Sin embargo, cuando salen a relucir las nóminas y los periodos vacacionales se os olvida.

Que los salarios de la clase trabajadora de este país sean una mierda (sí, con todas las letras) no es culpa de los docentes, es más, yo digo que también el salario de los docentes es una mierda. 25 años estudiando para conseguir un trabajo a una hora de coche de tu casa que cambia de localidad cada año y que no consigue estabilizarse hasta pasados los 40 no me parece tan idílico.

El salario de un maestro gallego recién titulado ronda los 1500 euros netos al mes, en secundaria puede subir hasta unos de 1650. Doce nóminas, las pagas extra ya casi no existen desde que empezó la crisis. Ahora haced cuentas, y os saldrán poco más de 10 euros por hora de clase (que no de trabajo) y al mismo tiempo pensad en cuánto os cobra el técnico que arregla la caldera, el dentista por un empaste o lo que cuestan una noche de hotel o una cena para dos en un restaurante.

Claro que las clases las puede impartir cualquiera y un buen solomillo sólo saben prepararlo unos pocos. ¡Qué aproveche!

Aclaraciones a posteriori

Cuando publiqué esto, no sabía que tendría tanta trascendencia. Parece que a la gente le importan más mis vacaciones que mi trabajo y eso es algo que habría que meditar con calma. He decidido dejar de responder a los comentarios que hacéis porque pienso que empiezan a ser repetitivos y tampoco quiero darle vueltas  a lo mismo eternamente. Sólo algunas puntualizaciones:

Debo pedir disculpas a los docentes universitarios por mi nada acertada comparación. Sólo pretendía hacer ver que la dificultad de los contenidos a impartir no determina la dificultad sobre cómo hacerlo pero puede parecer y de hecho parece que no valoro en absoluto vuestra tarea, nada más lejos de la realidad.

Aclarar también que no soy maestro, ya dije más arriba que no podría. Trabajo como profe de matemáticas (o lo que surja, por desgracia) en secundaria y bachillerato. Soy licenciado en matemáticas, no he estudiado magisterio ni turismo ni medicina, no puedo saber cuánto de difíciles son esos estudios ni cuanto trabaja un médico o un albañil. Sí he trabajado en la empresa privada, he tenido trabajos con jornada de 8 horas y he trabajado de noche. A la mina no he bajado nunca aunque a alguno le gustaría.

No me gusta opinar sobre lo que no sé y nunca solicitaría que a otros trabajadores se les complicase su situación laboral por el hecho de no poder mejorar la mía. Respeto y admiro a todos lo profesionales porque creo que saben mucho más de lo suyo que yo. Reivindico mi derecho a quejarme de lo que me plazca y a estar cansado después de una jornada de trabajo, nada más, intentando hacer entender lo que supone entrar en un aula cada día.

A los que habéis enviado comentarios con insultos y descalificaciones, decir sólo que no los voy a publicar por respeto a vosotros mismos, porque quedaríais demasiado mal retratados. Seguramente peor de lo que os merecéis.

Los demás comentarios los seguiré aprobando siempre que estén redactados con un mínimo de respeto.

Un saludo y gracias por leerme.

204 comentarios en “Soy profe y estoy cansado, ¿y tú?

  1. Aun nadie ha sido capaz de responder a mi pregunta, ¿tienen derecho el resto de trabajadores, no docentes, a pedir un trato como el vuestro o no? recordad que la mayoria de gente trabaja en situaciones peores o de gran estres, entre ellos medicos o el cuerpo de infermeria que ven como mueren personas sin poder hacer nada, u otras profesiones menos cualificadas pero que su trabajo requieren un esfuerzo mayor y mas sacrificado y menor salario, donde pueden sufrir accidentes laborales , sin ir mas lejos tengo un compañero que perdio un brazo por una mala practica de la empresa y a la hora de la verdad la “justicia” no lo reconocio asi.

    1. Por supuesto que si, pero para ello no es necesario criticar la situación laboral de los demás, en este caso a los maestro.
      Con todos los respetos, me parece una estupidez considerar que la mayoria tienen peores trabajos, ¿a caso eres maestro?, yo no lo soy pero algo de empatia tengo, con ellos y con esos enfermeros que comentas.
      Los maestros no tienen un buen sueldo, más bien mucha gente en otros trabajos tienen un MAL sueldo. ¿Son responsables los docente de esto? ¿Lo son de que la justicia no funcione con tu compañero?
      Nadie puede comparar trabajos, para ello tendria que estar en el pellejo de cada uno. Soy informático, muchas veces la cabeza me arde, tengo muchísima presbicia, operado de hernia discal, las manos se me duermen. Todo por los años que llevo sentado ante una pantalla. Todos podríamos contar batallitas pero tenemos la mala costumbre de hablar de lo que no sabemos.
      En cualquier caso, las puertas de magisterio están abiertas para todos , ya verás que a nadie se le regala nada.

  2. Trabajo en un colegio privado concertado gestionado en forma de cooperativa de trabajo asociado. Es un colegio pequeño, pero con muchos alumnos de integración y con situaciones especiales.
    A todo el trabajo de docencia, añadimos las horas que hagan falta para que nuestro pequeño proyecto empresarial salga adelante.
    A todas las horas que por ley nos toca trabajar añadimos un montón de horas cooperativistas que no se retribuye.
    No nos importa porque a todos nos gusta mucho nuestro trabajo y nos hemos empeñado en que nuestro cole funcione.
    Igual valemos “para un roto que para un descosido”. Hacemos horas de secretaria, de comedor, extraescolares, escuela de verano, talleres….. y si se tercia pintar o arreglar un grifo… pies alguien es mañoso.
    Estoy encantada con mi trabajo y a veces me canso y estoy muy agotada, como mis compañeros, pero estoy orgulloso él y es mi vocación.
    Si la gente no lo valora me da igual. Yo se que merezco mis descansos y que todos los profes los necesta mostrar, en ocasiones urgentemente!!!!!!

  3. Hola yo soy maestra de educación infantil y llevo dos cursos con el mismo grupo de alumnos. Mi clase está compuesta de 28 niños de 4 y 5 años. Sin ayuda , ni refuerzos.
    Y quiero recalcar que en estas edades te necesitan al 110%. Físicamente y psicológicamente acabas agotadísima.
    Cuando vienes los padres a las entrevistas nos preguntan como aguantais y como lo haceis para que nuestros hijos aprendan y vengan tan contentos a la escuela. Nosotros en casa no podemos dicen.
    Yo siempre les digo con mucha paciencia y mucha vocación, y les recuerdo entonces que nosotros tambien necesitamos descanso, unas merecidas vacaciones de verano para desconectar y cargar pilas para el siguiente curso escolar.

  4. Da igual como se lo intentes explicar a la gente. El que no quiere “entender” no entiende, y se aferran a cualquier cosa o cualquier “fallo” en el argumento de un texto para argumentar en contra y así poder seguir sintiendo que tienen la razón.
    No soy profesora. Nunca he desarrollado labor docente. Sólo, como madre he pasado algún rato en un aula con un docente en edades muy tempranas y con eso y mi recuerdo de todos los años de escuela e instituto me bastó para ponerme en la piel de gente que cada día se mete en un aula con un montón de niños y niñas y chavales y chavalas y tienen no sólo que compartir con ellos sus conocimientos, si no muchas otras cosas más. Por que no se trata de objetos que están callados y no se mueven, se trata de personas con las que han de tratar cada día durante muchas horas, cada una con sus emociones, caracteres y estados de ánimo.
    Cosas que ha de hacer un docente durante sus horas con los alumnos, aparte de “darles clase”:
    Buscar la manera en la que lo que explican se entienda mejor, buscar señales de que quizás algunos no lo están comprendiendo. Buscar quienes prestan o no prestan atención e intentar reconducir la clase. Saber si algún niño está pasando por una situación difícil. Saber si algún niño le está haciendo la vida difícil a otros o si hay un problema entre grupos… pensar soluciones e intentar cambiar la dinámica. Ganarte el respeto de ellos cada día y cuidar de no perderlo en un momento dado, lo que es vital en determinadas edades. Ser el consejero de algunos en determinados momentos de su vida (yo he tenido eso en alguno de mis profesores, y dudo que sea un caso excepcional) y llevarse la preocupación contigo a casa. Lidiar con según que niños y chavales. Lidiar con según qué padres (yo no podría). Sufrir por que los alumnos puedan hacerle algo a tu coche. Tener un ojo en todas partes para que nadie haga daño a otro físicamente o de palabra. Buscar ayuda para esos padres que no pueden comprarle un anorak a su hijo y lo mandan cada día con una chaquetilla (varios casos vividos hoy en día en un colégio público de las cercanías de Barcelona). Intentar no quemarse en el proceso y no acabar con baja por depresión o pánico a entrar a un aula como algunos casos que he sabido. Y por fin y lo que es más importante EDUCAR y enseñar a ser mejores personas a aquellas cosas que más queremos y que serán el futuro.
    Conozco a algunos maestros, no muchos, y en lo que todos coinciden es que muchas preocupaciones se las llevan a casa por que esos niños acaban siendo parte de tu familia y que a veces no duermen por según qué casos, casos en los que esos niños no nacieron precisamente con unos padres ejemplares.
    Si… hay profesiones peores. Seguro. Hay países peores en los que ser profesor. Seguro. Pero nada de eso debería ser excusa para que ESTOS que tenemos aquí merezcan un respeto y que no se les vaya tirando en cara que tienen el mes de Julio (que eso es lo que molesta en general) para descansar (que tampoco es que lo tengan libre la mayor parte de los casos).
    De todas formas, como colectivo, en este país nos falta mucho para estar a la altura de otros en muchas cosas (respeto al medio ambiente, por la vida animal, a la infancia, lucha colectiva contra la evasión fiscal y la picaresca, por mencionar algunas) . Y el respeto a la labor docente es otra de ellas.

    Saludos,
    Rosa

  5. Los profesores no tienen dos meses de vacaciones. Cuando los niños acaban el curso los profesores nos quedamos en el colegio trabajando y cuando vuelven de vacaciones, nosotros ya hace rato que estamos.
    En el contrato de cualquier profesor lo pone bien clarito: un mes de vacaciones. El mes de julio es de trabajo y como no tenemos alumnos lo dedicamos a hacer horas de formación a las que la administración nos obliga si queremos cobrar la nómina completa. Por otro lado, como tengas un poco de responsabilidad en el colegio, puede que ni el mes de agosto lo disfrutes entero.
    Personalmente me gustaría poder elegir mi mes de vacaciones como se hace en otras profesiones, así podría hacer algún viaje en temporada baja o simplemente disponer de ellas cuando quisiera. Pero no, tiene que ser en agosto.
    Si queréis encontrar buenas vacaciones y además acompañadas de buenos sueldos, mirad hacia los políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.